a0e04e2fe3a6808e4323f1c3ea689ca3bc4e688d7b745c62d6eebddff9199e02[1]

Le mejor página 404 ever

Vivimos tiempos complicados, especialmente en países tercermundistas donde gente joven como uno (chan) tiene que remarla años y años hasta poder mantenerse, poder comprarse un auto o hacer un buen viaje, ni hablar de poder comprarse un departamento/casa (si no me equivoco no conozco gente de clase media que haya podido hacerlo solo a base de salarios y sin ayuda familiar). Si salimos de lo económico, todo es aún más cuesta arriba, las amistades cada vez más superficiales, el amor cada vez más liquido (Bauman copyright) y difícil de encontrar. Y así se ve a muchos jóvenes desganados, tristes, ansiosos, depresivos, etc. Bueno, sobre este tema el otro día me encontré con una imagen que resume muy bien lo que a uno le pasa en la vida bastante seguido:

Plans

Qué linda imagen, ¿no? Esto ocurre todo el tiempo: uno hace planes pensando que el camino será sencillo y después la vida se encarga, de alguna u otra forma (o a veces de todas las formas posibles), de hacerlo complicado. ¿Cómo vivir con ello? En esta linea, entiendo yo que aparecen distintas filosofías para seguir adelante.

Una más religiosa o de fé, por algo las cosas son como son, diosito o alguna fuerza mayor quiso que fueran así y eso es bueno, no sabemos muy bien por qué pero eso es bueno. Es una, hay que reconocer que mucha gente está parada aquí mismo (cada vez menos) aunque tengo mis serias dudas si es porque funciona o porque es la más popular o sencilla de pararse. No creo en dios pero tampoco he visto grandes efectos de esta creencia para encontrar la paz en la vida ni me cierra la idea de que todo lo malo “por algo será”.

Otra visión más esotérica o energética o como se pueda decirlo, va a algo que parece ser más pragmático: todo lo malo que ocurre nos ayuda a disfrutar lo bueno. Es decir, el hecho de que el camino sea dificil hace que disfrutemos aún más la llegada. Basura en colores. Dame todo servido, dame un trabajo estable, al amor de mi vida, algún techo y salud de la forma más fácil posible, y te aseguro que la voy a disfrutar. Lo veo medio consuelo de tontos esto.

Yo me voy a parar un paso más arriba en el pragmatismo: la vida no es fácil, la vida para la mayoría de los mortales es algo muy difícil. ¿Y qué? O sea, no podemos cambiarlo, la vida está así, en el mejor de los casos podemos ayudar a que cambie para un futuro, pero difícilmente para nosotros. ¿Y qué? Acá estamos viejo, hay que vivir (o no, pero este post es para aquellos que descartamos el suicidio y buscamos la felicidad en esta vida). No creo que las cosas difíciles tengan un sentido religioso ni mucho menos que me ayuden a disfrutar mejor los logros. Creo que es así, y punto. Que el mundo está tan retorcido que es poco probable que las cosas nos sean fáciles.

Sin embargo, la idea de que ese camino difícil hace nuestra felicidad imposible también es basura. La felicidad no pasa por ahí viejo. La felicidad es algo muy interior, es una decisión que tomamos la de ser felices. Así. Una decisión.

La vida me ha puesto el camino difícil unas cuantas veces en estos años, incluso a veces se le fue la mano. Sufrí. Mucho. Pero nunca dejé (o al menos eso intenté siempre) que eso afecte mi felicidad. Uno puede sufrir y ser feliz. Se puede. Uno puede ser un tipo feliz pero ponerse triste cuando le pasa algo malo, mal humorarse un poco cuando tenemos un mal día o enojarnos cuando el mundo complota contra nosotros.

Pero de nuevo: no dejen que eso llegue a lo profundo de su alma, no dejen que ningún camino difícil afecte su felicidad. O peor aún: si están esperando que se les allane el camino para ser feliz, se van a morir esperando señores. Y entonces, asumiendo el hecho de que el camino es y será difícil, es donde ser feliz pasa a ser una decisión. Si el camino es siempre dificil y hay gente que es feliz, ¿por qué yo no puedo serlo? ¿En serio pensás que la gente es más feliz que vos porque el camino fue más fácil? Aunque es lógicamente imposible, cualquier persona en el mundo (en el sentido figurativo de “la mayoría de la gente en este mundo”) podrá encontrar a alguien que tuvo más dificultades y aún así logró ser feliz.

Entonces, ¿vas a seguir perdiendo el tiempo buscando excusas para ser feliz?

Cierro el post con una dos frases muy relacionadas a esto que me fui encontrando las últimas semanas, la primera cuyo autor desconozco y la segunda de Winston Churchil que encontré en el Twitter de @santisiri en forma de imagen:

“Ser feliz es fácil, lo dificil es darse cuenta”.

Tenemos que aprender a ser felices en este mundo difícil, dejemos de buscar explicaciones y sobre todo…

Cada día estoy más convencido que no hay mejor escuela de management/liderazgo que los deportes y las similitudes conceptuales entre un equipo deportivo y un equipo en una empresa/organización son tremendas. En ese contexto, quería comenzar los post de la semana con un sencillo post, a veces un director técnico, incluso hablando en caliente, tiene frases más sabias que grandes oradores. El otro día mis queridos Boston Celtics lograron una victoria histórica superando a los New York Knicks en el Madison Square Garden ¡por 41 puntos! Para los que no lo entiendan, lograr una victoria así en el basket es baile, es una victoria muy muy holgada que no se da muy seguido (en lo que va de la temporada es el triunfo más holgado). En ese contexto y en caliente luego del partido, el joven técnico de Boston, Brad Stevens, fue muy claro:

“Nunca eres tan bueno como crees, nunca eres tan malo como crees, y nunca estás lejos de ambas cosas”, Brad Stevens

Me pareció una excelente frase para tener siempre presente en nuestra vida laboral. Y el remate es fundamental porque divide la frase en dos ejes importantísimos: no solo no te creas ni que eres tan bueno ni que eres tan malo, sino que recuerda que la distancia para estar en cualquiera de los extremos es muy corta. Muchas veces nos condenamos en los malos momentos o nos relajamos en los buenos momentos, y es tan fácil pasar a ser el mejor o el peor que muchas veces subestimamos esta oportunidad.

Con esta frase podría completar otros dos aprendizajes deportivos que tengo pegados en mi oficina y que son dos ejemplos más de cuánto saben los directores técnicos sobre liderazgo, aquí por mis dos directores técnicos favoritos:

“Los grandes equipos tienen grandes jugadores, un margen bajo de error y un grado alto de solidaridad colectiva”, Marcelo Bielsa.

“En un equipo, en un determinado momento, ante una determinada situación, todos los jugadores piensan y reaccionan de manera idéntica ante un mismo problema”, Mourinho.

Nunca eres tan bueno ni tan malo. Si pueden grabar esta idea en sus cabezas para siempre, haganlo. :)

Ayer llovió en Buenos Aires, una especie de tormenta, mucho viento, bastante agua, todo en media hora. Lo lindo de esas lluvias/tormentas, es cuando media hora después que paró de llover, sale el sol, y se mezcla la luz con la sombra, los contornos iluminados con los cielos todavía grises, a veces grises oscuros. Varios lo retrataron (retratamos) y lo subimos a Instagram, solo cuatro imagenes dejo en este post con esta idea, que aplica siempre a la vida, ya lo decía los eclesiásticos, que fueron muy bien retratados por Vox Dei en Libros Sapienciales, después de las malas vienen las buenas, eso se aprende hasta de la tormenta.

Porque habrá siempre
tiempo de plantar y de cosechar
tiempo de hablar, también de callar
hay tiempo para guerra y tiempo de paz
tiempo para el tiempo y un rato mas
buenas y malas son
cosas que vivo hoy
(Libros Sapienciales, Vox Dei)

Continue Reading…